sábado, 14 de julio de 2007

Enegildo Peña : poemas


Enegildo Peña (Santiago de los Caballeros, República Dominicana, 1965). Forma parte de la promoción de los poetas de los '90. Es uno de los más activos promotores literarios de la ciudad cibaeña. Director y fundador del Taller Literario Virgilio Díaz Grullón y de la revista Voz Literaria del (CURSA-UASD). Co-fundador del Círculo de Escritores de Santiago y miembro fundador del Taller Literario Líttera. Poeta, escritor, periodista y promotor cultural, ha ganado premios de poesía; ha publicado poemas y estudios en la prensa; textos suyos han aparecido en antologías como Juego de Imágenes (Ediciones Hojarasca, 1995); Antología del Ateneo Insular (Colección en la Interior Bodega, 1995); Antología del Ateneo Insular (Colección en la Interior Bodega, 1997); ha sido antologado en el Diccionario Enciclopédico Dominicano (1988), y por el Azul del mar -(encuentro artístico dominico-español, 1995); también esta incluido en la Antología de este lado del país llamado El Norte, colección Comisión Permanente Feria Nacional del Libro '98. También aparece antologado en los libros premiados de la Alianza Cibaeña. Su labor poética y ensayística se recoge en el volumen titulado En la palabra (2000). Ha dictado conferencias en la mayoría de las universidades del país y los centros culturales, además ha sido conferenciante invitado a Puerto Rico, a la Universidad Eugenio María de Hostos de City College de Nueva York y al Festival del Caribe, que se realiza en Santiago de Cuba. Autor del libro de poesía Más allá de mi sombra (1993), testimonio de sus inquietudes filosóficas. Su producción poética revela a un ser preocupado por el sentido de la vida y el mundo, y en sus reflexiones hay verdades poéticas que atrapan la huella de lo trascendente, esto lo dice, el doctor Bruno Rosario Candelier en su antología interiorista. Enegildo Peña, fue premiado por su destacada participación en la Primera Feria Regional del Libro Santiago '97, con el máximo galardón Gregorio Luperón. Actualmente es Director Ejecutivo de Casa de Arte, colaborador de los periódicos Listín Dario, a través de la sección Biblioteca que dirige el destacado escritor, crítico, intelectual y gestor cultural, José Rafael Lantigua, en la actualidad también escribe para el periódico La Información donde tiene una pagina semanal titulada En la palabra, además realiza comentarios en varios programas de la televisión de Santiago, como por ejemplo, Supe TV, canal 55 y el canal 25. En la actualidad es productor y conductor de TV cultura (una expresión posible para las artes), el cual se trasmite de 7: 00 a 8:00 pm, por Súper TV canal 55 y por Internet.

enegildoreyes@hotmail.com


Poemas


1.I

El lenguaje del agua acaricia
el idioma de los sueños
en el misterio de su forma.
La espuma revela
la historia de las voces.

Con las manos azules tocadas
por arena y sal, he visto su misterio
en el agua de este fondo de azar.


1.II

El cadáver de la soledad
en sus ilusiones eternas,
recoge el vacío de la noche
exclamando: ¡sólo el sueño existe!
Y en la sombra nos hace ser nosotros.

1.III

Con alas de pájaros y de hombres
el espejo de un éxtasis roto,
ha perdido su memoria, mas recupera una,
la flor que vuela con el viento.

La escritura dibuja
la voz en cristales de viento,
dejando la luz que sólo sostiene
la reminiscencia de otros
que aún están en nosotros.


1.IV

Sentimos la noche
que desnuda nos mira.
El misterio crece más allá de nosotros,
la inteligencia de la flor abre
el instante de lo eterno.

1.V

Y mira con nostalgia la sombra
en los rincones de la memoria.
Al producirse otra vez
nace el asombro donde la palabra
sueña inventándose.

El fuego levanta
el espíritu de esta sombra
que no se nombra y termina
escribiéndose.


1.VI

La noche despierta las imágenes
de su nombre en el ritmo de los sentidos.
Inmenso el ser teje el espíritu
de un pájaro que abre los labios
y besa lo profundo en un papel que sangra.

Con la brevedad del instante
la luz azul atraviesa el azar confesando
la realidad del verbo.
El cielo dibuja la escritura
con la luz de la luna.


1.VII

Los peces empiezan a beberse
las hojas de la luna.
Bajo el silencio lacónico de sus labios
la sombra, su perpetuidad teje y asombra
al propio milagro que la forja.


1.VIII

Más allá de ella todo empieza a entenderse.
Mientras, el lápiz dormido rueda
desangrándose en la eternidad de sus lavas,
los esqueletos de la noche hacen la palabra.

En secreto silencio atrapa
lo indecible y en el habla escribe.
Los garabatos de su alma
conversan con la noche
al revelar el otro en la palabra.

2 comentarios:

Marcos A. Cabrera dijo...

Saludos;

Es de mucho placer para mí el poder entrar a la red cibernética y poder leer la bella obra de mis compatriotas como la de usted. Llevo muchos años viviendo en el exterior, casi completamente desconectado de los aconteceres de la vida literaria de nuestro país. Por muchos años he estado escribiendo y arrumbando en alguna esquina la mayoría de mis escrituras. Ahora mismo poseo alrededor de 20 libros inéditos, todos menos dos son en poesías. Uno de ellos es en inglés y saldrá publicado prontamente a través de Outskirts Press, Parker, Colorado. Este libro estará casi en todas las librerías de Estados Unidos e internacionalmente a través de amazon.com. Para mí este libro es de poca importancia pero si tengo el interés de poder hacer ciertas publicaciones en República Dominicana. Veo que usted es una persona diligente e influyente en cuanto a la literatura y cualquier información que me pueda ofrecer sería bien aceptada y agradecida. Si deseas puede visitar mi página a marcoscabrera.blogspot.com.

Gracias y suerte.

Enegildo Peña dijo...

Podrías hacer una propuesta editorial para el Ministerio de Cultura de la República Dominicana, además de tratar de ponerte con contacto con el Comisionado de Cultura en la ciudad de Nueva York, donde se realiza la feria dominicana. Puedes decirle que yo te envíe.

Perdón por la tardanza, pero ahora fue que lo leía, porque esto escribiendo un libro titulado Historia de la literatura de Santiago, proyecto que tengo desde hacer más de quince años.

Con aprecio, desde la hondura de la creación revelada, que es la poesía!
Enegildo